16 de gener, 2008

Romney equilibra la balanza republicana

En Michigan, un estado norteño, afectado por la recesión económica y las mayores cotas de desempleo del país, las primarias republicanas y las pseudoprimarias demócratas, se han disputado en un ambiente gélido. Gélido por las intensas nevadas que han acompañado a los candidatos y a los intrépidos que se han atrevido a salir de sus casas, por las temperaturas bajo cero, y sobretodo por la escasa asistencia de votantes.
En el bando demócrata, únicamente ha habido papeletas de Hillary Clinton, la única que ha tomado esa decisión, después de que el Comité Nacional del Partido Demócrata retirase a los delegados por este estado a consecuencia de la decisión de adelantar las primarias. Es por ello, que en el campo demócrata no ha habido contienda.
En el republicano, donde la batalla se presenta algo desangelada, la única noticia era saber si Mitt Romney, en su Michigan natal, levantaba la cabeza y volvía a coger fuerza tras los fiascos de Iowa y New Hampshire; se jugaba su credibilidad como futurible líder nacional. Ante el poco empuje de los rivales, tras su interminable chequera (su inmensa fortuna hace que base su campaña no tanto en las donaciones, cosa que muy pocos se han podido permitir), con la ausencia de un Giuliani centrado en las campañas venideras todavía (llegará tarde?) y por el recuerdo que aun se tiene de él en Michigan, ha ganado las primarias, por delante de John McCain y de Huckhabee. Así pues, la balanza se equilibra para los republicanos, con el trío empatado a victorias (Iowa para Huckhabee, New Hampshire para McCain y Michigan para Romney), y esperando a Giuliani. La siguiente parada serán los caucus de Nevada y primarias de Carolina del Sur, el 19 para los republicanos, y las primarias de Carolina del sur el 26 para los demócratas.
Hasta entonces.
Saludos.