03 de gener, 2008

Los candidatos republicanos y el efecto Ron Paul

Ayer escribía sobre los caucus d’Iowa y el proceso de primarias en los Estados Unidos. Ciertamente con una visión claramente a favor de una victoria demócrata. No obstante, al margen de dar opinión también es bueno ofrecer información (aunque, de manera evidente subyace mi opinión). Es por eso que hoy escribiré sobre los aspirantes republicanos. Y a quién tenemos en este bando del elefante?

Así como en el lado demócrata la mayoría son senadores o ex senadores, por los republicanos, la “fauna” es algo más “exótica” digamos. A saber: tenemos un expastor baptista, un mormón, un actor, un veterano de Vietnam, un outsider con más apoyo en internet que en las encuestas, un exalcalde de Nueva York, etc. Un poco más ordenados, la cosa quedaría así.

Rudolph Giuliani, el favorito a priori de los republicanos, el más conocido. Ex alcalde de Nueva York, y protagonista del período posterior al 11-S. Antes de eso fue conocido por su doctrina de “tolerancia cero” en esa ciudad. Estuvo en la batalla electoral por un puesto en el Senado en el 2000, precisamente contra Hillary, que a la postre resultaría ganadora, tras la retirada de éste por problemas de salud.

Mike Huckabee, antiguo gobernador de Arkansas (recordar aquí que Bill Clinton también lo fue, antes de ser Presidente). Muy conservador y ferviente religioso practicante de la iglesia baptista, de la que ha llegado a ser pastor.

Duncan Hunter, congresista por California

John Mc Cain, senador por Arizona, ya curtido en otras batallas presidenciales, como las del 2004. Veterano de guerra y hecho prisionero.

Ron Paul, congresista por Texas, oficial de las fuerzas aéreas, y “out-sider” que parte casi sin posibilidades, pero que ha hecho una campaña espectacular en Internet, donde en los EUA es el más alabado entre los internautas republicanos, en parte gracias a su doctrina de libertad total en la red. Sus voluntarios batieron el récord de recaudación por Internet en un solo día, con 4 millones de euros. Aunque es previsible que quede rezagado pronto, no es descartable la sorpresa, máxime cuando parte en las últimas posiciones y no tiene nada que perder. Puede robar votos a cualquiera de los candidatos.

Mitt Romey, antiguo Gobernador de Massachussets, ha avanzado mucho en las preferencias del electorado republicano, en parte por un aire que recuerda al Reagan de antes de ser Presidente. Eso lo dice todo. Conservador, es el primer practicante mormón que aspira a la Presidencia. Se prevé que esté delante junto a Giuliani y Huckabee.

Tom Tancredo, congresista por Colorado, con pocas posibilidades a priori de hacer frente a los otros rivales.

Fred Thompson, ex senador por Tennessee y en cuyo currículum profesional figuran películas “de la talla” de Días de Trueno, La caza del Octubre Rojo, La Jungla de Cristal o En la Línea de Fuego, todas ellas muy patrióticas. Ah, y para los que tengáis televisión por cable, también es el fiscal de la serie Ley y Orden.

Bien, éste es el panorama por el lado republicano. Ya se ve que todo es consecuente con su tradición: conservadurismo, patriotismo, seguridad nacional, valores religiosos, vínculos con religión y con el ejército, y alguna que otra sorpresa.
Recordemos que de los últimos presidentes republicanos, uno (Reagan) era un actor de Hollywood metido a político (fue Gobernador de California, en una carrera que parece emular Arnold Schwarzenagger), fuertemente anclado en la primacía de los Estados Unidos, precursor del escudo antimisiles y apoyo de Saddam en la época, y muy conservador; y otro (Bush padre), un adinerado con vínculos en la industria petrolera y ex director de la CIA. Y, bueno, luego está su hijo...

Por eso, aunque no deje de ser republicano, y por tanto, no santo de mi devoción, os comento algo más sobre Ron Paul, en cuya página en español podéis ver que en su decálogo de “buenas acciones”, está la de no haber votado por la “Patriot Act” (que, y cito literalmente de Wikipedia, se trata de “un acta del Congreso de los Estados Unidos que el presidente George W. Bush promulgó como ley el 26 de octubre de 2001. Su objetivo es restringir una serie de derechos constitucionales, a fin de ampliar el poder represivo del Estado sin la intervención del poder judicial, a fin de garantizar la seguridad nacional y combatir el terrorismo. La misma ha sido severamente criticada por organismos de derechos humanos debido a la restricción de las libertades y garantías constitucionales y ha sido considerada inconstitucional por varios tribunales”.), y no haber votado por la Guerra de Irak. Aunque entre sus “perlas” se encuentre el votar a favor de la no restricción del derecho a llevar armas y algunas posiciones más que dudosas sobre la política migratoria.

Hoy son los caucus, espero mañana poder informar sobre su desarrollo.

Saludos.