13 de març, 2007

Sin comentarios






Éste era el PP la víspera del 3r aniversario del mayor atentado de nuestra historia.
¿Qué celebraban?





Y éste es el monumento en memoria de las víctimas de ese brutal atentado, inaugurado el mismo domingo 11 de marzo. Honrando la memoria de todos los que sufrieron y sufren.




Dónde se coloca el principal partido de la oposición? Celebrando una manfiestación, "hermosa" según palabras del propio Rajoy, sin casi recuerdo para las víctimas del 11 M?






11 de març, 2007

No olvidar

El PP no va a conseguir distraer la atención del verdadero drama. No va a conseguir que la ciudadanía olvide ni que creamos sus trampas. Podríamos entrar en su juego, y hacer una interpretación, digamos partidista, de la manifestación de ayer, si no fuera porque hoy es un día triste. Según sus datos más optimistas el PP dice que sacó a la calle algo más de 2 millones de personas, lo que quiere decir que 8 de cada 10 votantes del PP se quedó en casa. Eso aun con el esfuerzo propagandístico y financiero que los dirigentes de Génova pusieron en ese día. Habrá que preguntarles cómo se justifican todos los autocares pagados para la concentración, y porqué dedican dinero a financiar campañas de agitación. Otros datos, supongo más fiables que los que dan los propios interesados, dicen que algo más de 300.000 personas se concentraron en Madrid. Las comparaciones son odiosas, y no voy a seguir por ahí, ya que me parece absolutamente lamentable que un partido convoque a la ciudadanía para echarla contra otro. Y no digo de sumarse a manifestaciones convocadas por otros, sino convocadas directamente por los máximos dirigentes. Parece que han dimitido de su responsabilidad emanada del pueblo, de hacer la política en el Parlamento. Porque en el Parlamento, como hemos visto hace pocos días en el Senado, lo que hacen es montar bronca. No dejan hablar al Presidente y se comportan como hooligans. No tienen absoluta credibilidad cuando dicen que no crean crispación. A los hechos nos remitimos.

Podríamos hablar de muchas cosas. Como de la cantidad de banderas preconstitucionales, con el símbolo franquista que se ven en muchos de los actos con presencia de dirigentes populares. Decir que su sola presencia (de estas banderas) es un insulto a las personas que perdieron la vida o que se vieron represaliados, por defender la legalidad vigente y más tarde lucharon por hacer retornar la democracia. Es simplemente una irresponsabilidad que el principal partido de la oposición, se pasee de la mano de la derecha de su derecha.

Podríamos decir que mucha gente ayer trabajaba por la ciudadanía, en vez de agitarla, como es el caso del PSC que ayer tenía su jornada de Politica municipal.

Podríamos hablar de lo que verdaderamente preocupa a la gente: la vivienda, la seguridad ciudadana, el tener un trabajo estable, el transporte público, la educación de los hijos; de todo aquello que sabéis que preocupa.

Pero hoy es 11 M. Hoy hace 3 años del peor atentado de la Historia de España. Hoy es un día de luto, como lo serán todos los 11M. Y cada 11M hemos de tener un recuerdo por todos los que sufrieron los atentados, por las víctimas y sus familiares y allegados. Hemos de seguir reflexionando y siendo serios. Hoy es un día triste. Y algunos siguen empeñados en que los titulares de los medios de comunicación sean para ellos. Robando tiempo y desviando la atención de donde no hay que sacarla. Qué triste. Qué lamentable, que en su afán de acaparar la atención para su cruzada ayer Rajoy no dedicara ni un minuto a las víctimas del 11M. El “todo vale" del PP empieza a ser preocupante.

Pero no lo conseguirán. No conseguirán borrar de la Historia que Aznar estaba en la foto de las Azores; borrar de los libros de Historia que estuvimos en una guerra y ocupación ilegal en base a mentiras y manipulaciones; no conseguirán que la amnesia impida recordar que Acebes era el Ministro del Interior el 11 de marzo del 2004. Era el Ministro que, no sólo no supo prever el atentado más importante, sino que, en el colmo de la desfachatez, nos intentó colar la teoría conspirativa de ETA. Y no conseguirán que olvidemos. Ni que recordemos. Hace 3 años, hoy y todos los 11M que pasen.

09 de març, 2007

Actitud ignominiosa del PP

Cuando estudiaba derecho, en la facultad de la Universidad de Barcelona, siempre tuve una sensación especial cuando me tocaba hacer clases en el aulario que hay justo entre los 2 edificios principales. No eran muchas clases, la verdad, porque hice casi toda la carrera en el turno de tarde (T-1) entre las aulas 2 y 4 del edificio principal. La tarde en la Universidad era realmente especial. En ese primer año, aun funcionaba el viejo bar, situado donde ahora está parte de la biblioteca, y en una época sin ley antitabaco algunas horas pasé entre cafés, apuntes, y humo de cigarrillo ajeno. Al poco se construyó el aulario nuevo, ése que disponía en su planta a pie de calle con un bar más moderno y adonde tuvimos que emigrar, no sin esfuerzo, a tomar el café reglamentario de las 6 de la tarde. Lo que hacía especial, y hace para mí todavía, es el nombre que se le dio. Hacer clases de derecho en el Aulario Francisco Tomás y Valiente era como un homenaje a uno de los más grandes constitucionalistas. Antiguo presidente del Tribunal Constitucional, “Paco Tomás” como algún amigo allegado se permitía llamarle, era uno de esos hombres de bien, que en España ha existido. Yo, que siempre he tenido un punto mitómano, siempre sentía algo especial. Como la pena que sentí el día que lo mataron.
A Francisco Tomás y Valiente lo asesinaron a traición, cobardemente, como sólo lo saben hacer los terroristas. Según testigos presenciales el terrorista entró en el despacho el 14 de febrero de 1996 y asesinó al ex presidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente en la Facultad de Derecho de la Universidad de Madrid. Le disparó tres veces a bocajarro y huyó. Hay días que recuerdas siempre, y sensaciones que no se olvidan. La muerte de Tomás y Valiente fue una de esas ocasiones. Yo hacía primero de carrera.
Luego vino la repulsa ciudadana y la unión del mundo académico y estudiantil. Alguien tuvo una simple idea: pintarse las manos de blanco y enseñarlas al cielo. Dicen las crónicas de la época que la manifestación ciudadana fue la más multitudinaria desde el 23-F.

En silencio pidiendo la paz, la convivencia y el fin del terrorismo. La ciudadanía en la calle. Y un gesto convertido en símbolo. Un símbolo para todos.
Como lo fue, y como lo es el lazo azul.
Y este sábado el PP convoca una manifestación contra el Gobierno y se apropia del lazo azul.

Los símbolos no deberían ser propiedad de nadie, y menos de un partido político. Nadie puede apropiarse de los sentimientos de la gente, y mucho menos arrogarse la potestad única de poder levantar según qué símbolos. Es mezquino, indigno e irrespetuoso que un partido político, y en este caso el principal partido de la oposición se apropie de aquello que unió y que une. Que utilice los sentimientos de manera absolutamente partidista, y que no ceje en su empeño.
Mucha gente quiere la paz y el fin del terrorismo. La mayoría aplastante, abrumadora, absoluta de los españoles. Muchos no creemos en la táctica del PP de salir constantemente a atacar al Gobierno y a utilizar el terrorismo como arma política. Nos preguntamos hasta cuándo seguirán en esta táctica; nos preguntamos si queda alguna voz valiente dentro del PP que se desmarque, y nos preguntamos si va a seguir dando alas a la extrema derecha.
Puede que mis palabras suenen algo duras, pero lo que más tengo es desánimo e indignación. Desánimo de ver cómo se oyen cosas muy duras y mentiras y manipulaciones para desprestigiar al Gobierno, a los socialistas, y a mucha gente de sensibilidad de izquierdas. Indignación porque se nos insulta cuando se dice que se apela a las personas normales, a las personas sensatas a manifestarse el sábado contra el gobierno. Yo, no me precio de ser nada especial, ni estoy por encima de nadie, pero creo que normal (y sensato) sí que soy. Y no voy a ir a la manifestación. Y apoyo a mi Gobierno a que siga intentando que la paz llegue, y que no ceje en su empeño de querer un país libre de terrorismo.
Recuerdo el día que secuestraron a M.A. Blanco y luego lo mataron. Acababa de entrar en las juventudes socialistas. Ese día, estaba en el barrio Centre de L’Hospitalet y al enterarnos de la noticia, un grupo de militantes de las JSC de entonces fuimos de manera espontánea al local del PP en ese mismo barrio. Ahí les dimos el pésame y nos solidarizamos con ellos. Su muerte era una muerte compartida. Como la fue la de su concejal en Sant Adrià; y como fue la de Ernest Lluch. Como todas. En la muerte y ante el terrorismo no hay partidos, sólo seres humanos. En la angustia, en el apoyo, en la rabia y en la desesperación no hay colores, sólo personas. Las personas unidas con un solo fín. El fin de la violencia y del terror.
Porqué el PP se empeña en seguir dividiendo? Hasta cuándo va a estar en esta espiral cuyo único fin, espurio, es derrocar al gobierno legítimamente elegido?

02 de març, 2007

Diario del Director de la Biblioteca de Bagdad en la red

Hoy en el diario El País, he leído un reportaje que, personalmente me ha sobrecogido. Es verdad que todo lo que se diga sobre Irak puede que ya esté dicho. O no. Y puede que cualquier día sea bueno para denunciar la situación en que el país está quedando tras el paso de las “tropas liberadoras”. Puede que sea injusto incluso con la de veces que se han producido hechos dignos de mención. A veces buscas algo con lo que resaltar valores. A veces entre decenas, centenares de noticias, hay de repente una que hace saltar la chispa. Una con la que deseas contar más cosas. La historia de presoans anónimas y las historias contadas desde el mismo fuego cruzado.

Con Saddam Hussein, Irak tenía un tirano, un genocida, y una dictadura. Todo reprobable. Ahora, sin Saddam y con el ejército imperial patrullando y “garantizando “ la seguridad, Irak se aboca a un abismo sin visos de solución ni arreglo, con una clara guerra civil encubierta, y se presenta como el ideal caldo de cultivo para alimentar las tensiones en la zona. Son decenas de miles ya los muertos inocentes, y no hay día en que una nueva masacre sacuda el país. Bagdad es una ratonera, y no hay familia que no tenga que soportar, no ya una, sino más de dos y tres muertes en su seno. Toda una generación crece viendo como un país se desangra.

En este desierto, algunos oasis crecen entre las brumas. Son ejemplos que se rescatan de las profundidades del coraje, de la valentía; son situaciones vividas al límite en un país donde cada segundo cuenta. Las conciencias de “nuestro próspero occidente” no están todavía suficientemente implicadas en la tragedia que día a día sufren miles de inocentes. Y no sólo son los que por desgracia mueren. También están aquellos que se desangran en un pasillo de un hospital sin material sanitario; aquellos que han de cambiar de acera y de ruta para evitar las bombas y los secuestros; las odiseas para comprar pan o el diario; los que se esfuerzan por mantener a la sociedad en pie: doctor@s sin recursos, enfermer@s angustiad@s, profesores sin alumnos, vendedores sin clientes. La soledad asola Irak. La soledad de la tragedia cotidiana. La vuelta a la Edad Media.
Mientras tanto la CNN lo transmite en directo y lo cuelga en su página web. Como un boomerang de ida y vuelta las imágenes vuelven a su origen. Internet se convierte en un bien preciado, y no sólo de consulta; también de seguridad. Y de comunicación. Y de denuncia.
Hoy me hago eco de un diario que el director de la Biblioteca de Bagdad publica cada día en Internet. Es auténticamente desgarrador. Pensar que alguien puede estar escribiendo sobre la vida y la muerte de manera tan cercana y explicar cómo faltan trabajadores a su puesto porque ese día los han asesinado. Y hacer una tarea de reconstrucción cultural. Es encomiable que existan todavía voluntades de este tipo. La verdad es que escribo estas líneas y me faltan las palabras. Solidaridad con aquellos que sufren y con aquellos que denuncian. Solidaridad con aquellos que se juegan la vida en el trabajo y que permanecen creyendo en un futuro de libertad y seguridad.
Y luego dirán que la guerra estaba justificada. Qué desfachatez. Qué ignominia. Esos que se enardecían con los pies sobre la mesa y un puro en la mano; aquellos que alardeaban de justificar una invasión, llevan en el pecado la penitencia.
Os paso el link. Saludos.
www.bl.uk/iraqdiary.html.