12 d’abril, 2007

Si no fuera porque es algo muy serio...

Hacer broma de algo tan serio no es la mejor manera, la verdad, pero es lo único que algunos personajes nos dejan. El responsable de Interior el 11 M no tenía ninguna credibilidad, ni decencia política, ni nada que se le parezca. Después de las declaraciones de "sus subordinados" mandos policiales poniéndole en evidencia, y certificando que él ya sabía lo que ocultó a la opinión pública, la única opción que le queda a Acebes, es reconocer su parecido con tan genuino personaje de cuento infantil.