20 de febrer, 2007

Recomendaciones: una película, un libro y un documental.

Me gustaría mencionar la última película que he ido a ver al cine, y que no es otra que “Bobby”. Reconozco que siempre he sentido mucha curiosidad por la figura de su hermano, JF Kennedy, y que algo he leído de él, a parte de ver, como mucha gente, tanto JFK, sobre su vida y muerte asesinado en Dallas, como “13 días” sobre la crisis de los misiles en Cuba. Para mí, Robert Kennedy, Bobby, no pasaba por ser más que el Fiscal General del Gobierno de su hermano y posteriormente de su sucesor en el cargo, Lindon B. Jonson. Demás de ser su hermano pequeño y su sombra durante su mandato. Con esta película, que califico de muy recomendable, firmada por Emilio Estévez, y con un elenco de actores de reconocido prestigio, he podido descubrir también a un político que, en los discursos de su campaña en las primarias del año 1968, ya introducía temas que, vistos a día de hoy, aun permanecen en activo. Me pareció una gran película, así como me pareció un personaje a descubrir. Su muerte, en el Hotel Ambassador, el día de las primarias de California, supuso otra bofetada al pueblo estadounidense que quería seguir una línea alejada de lo que luego se vio con Richard Nixon.
Y hablando de Nixon, el libro que quiero recomendar, tiene que ver con él, ya que el periodista del Washington Post, Bob Woodward, que en su día precipitara la caída del Presidente Nixon, a raíz del caso Watergate, ha sacado un libro que desmonta toda la maraña de mentiras que Bush (y por analogía española, su trípode Aznar) inventó para justificar la invasión de Aznar. “State Of Denial (“Negar la evidencia” en su versión castellana), que así se llama el libro, tiene la virtud de estar escrito por alguien de reconocida credibilidad y prestigio, y además por alguien que en un principio justificó la invasión y la guerra en Irak, basándose en lo que la administración Bush sacaba a la luz pública. Ahora, tras investigar, Woodward llega a la conclusión que muchos ya imaginaban o sabían, y es que nunca hubo armas de destrucción masiva, y que toda la estrategia se montó para justificar la invasión ilegítima. Casualmente un personaje cruza casi 40 años de nuestra historia (de la americana básicamente, y también de la mundial), para ser también triste protagonista en ambas décadas. Kissinger, a la sazón asesor de Nixon, y protagonista de infausto recuerdo en muchas zonas de Latinoamérica, es todavía hoy asesor también de Bush hijo.
Para finalizar, y aunque en otro post lo pueda ampliar, no puedo dejar de recomendaros, “Una verdad Incómoda”, el maravilloso, cierto, real, imprescindible, y necesario documental sobre el cambio climático de Al Gore. Un aviso serio de que algo se mueve, y no para bien, en la naturaleza, fruto de la desidia, la codicia, el mal uso, el abuso, el desgaste y el mal trato del hombre a nuestra Tierra. Un documental que, nominado al Oscar como está, el mejor premio que debe recibir es el de ser de obligado visionado en las escuelas para las generaciones futuras, pero también en las sedes de gobiernos, y sobretodo de las multinacionales que ayudan a agrandar el efecto invernadero. Ojalá estemos a tiempo de poder invertir la tendencia y que, nuestros hijos en el futuro vean en este documental algo obsoleto que nunca se llegó a cumplir, pero necesario porque despertó las conciencias necesarias para cambiar nuestra relación con el planeta azul.
Saludos.