27 de febrer, 2006

Musa de la inspiración


Hace unos cuantos días, semanas incluso, que no actualizo mi blog. Y no es que me falten ganas o que no disponga de tiempo para dedicar apenas 5 minutos para entrar y colgar algún comentario; no. Muchos días incluso, visito la página y estoy frente a ella, intentando que me salga algo para publicar. No es la primera vez que incluso lo escribo y lo borro.
Temas, además, no faltan: desde la escena internacional, los acontecimientos políticos en España, o la situación en Catalunya; también podría escribir sobre temas de juventud o sobre cualquier cosa mundana que me pudiera suceder. Pero he dereconocer que no me encuentro excesivamente inspirado. Estos días no estoy encontrando ese punto necesario para conseguir el hilo argumental que desarrolle un tema. Es por ello, y dado que tampoco este post me está nada del otro mundo, que desde estas líneas reclamo la pronta lelgada de la musa de la inspiración. Sólo de esa manera podré continuar mi labor blogera internauta, al ritmo que, afortunadamente lo venía haciendo hasta hace unas semanas. No descarto que, a medida que avancen los días esta inspiración me llegue. Ya tendréis puntuales noticias al respecto del avance inspirador.
Saludos.

09 de febrer, 2006

Descubriendo Nunca Jamás


En descubriendo nunca jamás, Johnny Deep interpreta el papel del escritor James Matthew Barrie. El inventor de un mundo sólo posible en las mentes de los niños. Un personaje que plasmó sus propios miedos e indecisiones a través de los ojos de un infante. Peter Pan se convirtió en su novela de referencia y en un mundo literario de sueños e ilusiones. Un mundo mágico de fantasía. En Descubriendo Nunca Jamás somos espectadores de aquello que deconocíamos, de lo que había detrás de la novela: cómo se conforma en su mente, cómo toma ideas de los niños, y cómo consigue convencer de su mundo. Un mundo no necesariamente ajeno al real, donde las expectativas y las esperas se convierten en ratos llenos de vida y actividad.
Un mundo donde se cruzan niños y mayores, luchando por imponer su versión de la vida, el crecimiento y la evolución. Una lucha, inevitablemente condenada al "fracaso" para los niños, pero no por eso menos atractiva para luchar: una utopía consciente de su final. Me parece una gran utopía. No querer crecer mientras se crece. Cierto es que todo llega y el futuro siempre está esperándonos detrás de cada puesta de sol. Pero no por eso dejaremos de vivir el presente. Un presente que dura exactamente lo que deseamos que dure. Me parece una metáfora absolutamente maravillosa. Quizás estéis leyendo esto y no me esté explicando bien, no sé, es posible. A qué viene todo esto, verdad? Sinceramente, la verdad es que hoy me ha respondido un correo electrónico, una buena amiga, y en su escrito, en un momento dado, salía el nombre de Peter Pan. Y le he dado vueltas. Nos plantea una metáfora totalmente de actualidad, una opción y una actitud; una acción y una determinación; un planteamiento que merece la pena recordar: aquél que nos dice que en la vida no estamos de paso, que cada momento tiene su lugar en nosotros, y que nosotros somos los verdaderos dueños de nuestras expectativas, de las ilusiones; que vale la pena intentarlo. Que vale la pena estar. Todos crecemos, todos nos hacemos mayores, todos dejamos cosas: es la actitud que tomamos lo que nos define la personalidad. Somos lo que hacemos: de niños o de mayores, de espíritu y de corazón; Cambiamos, evolucionamos, disfrutamos, asumimos. Creo, para acabar, que es un personaje a tener en cuenta, para admirar; no sólo Peter Pan que se niega a crecer, sino, y más aún, Barrie, que consciente del inevitable crecimiento, lo viste de colores y plantea un mundo de ilusión, y que, aunque es consciente de dónde está la realidad, no renuncia a ese espíritu de niño que todos llevamos dentro. Y es que aunque, al final, todos nos hacemos mayores, vale la pena el paso por cada momento.

08 de febrer, 2006

Vuelven los Hombres de Paco.

Creo que al final vamos a hacer un club no oficial de esta serie. Lo estamos pensando. Será una buena actividad de relax mental y despreocupación. Memorable sesión de despedida en mi casa, visionando el último capítulo de la serie, Marcos, Víctor y un servidor. Creo que allí les insuflé el gusto por esta serie, de humor absurdo, personajes humanos, situaciones irreales, sátira y un poco de cinismo. Una serie, como bien dice Víctor en su post, de esas que se han de ver sin ninguna pretensión, sólo con la intención de llegar a casa y, en mi caso, después de hacer la cena y tras ésta o mientras ceno, intentar pasar un buen rato, riendo, y pasando página del día que acaba.
Ya os referí en su día que me disgustó su retirada y hoy ya anuncio que el jueves 9 de febrero se vuelve a emitir. Quizás no sea el post que se puede esperar, sobretodo teniendo en cuenta que últimamente he bajado un poco el ritmo, pero creedme, estos días me está siendo difícil el decidirme por algo que escribir; quizás tengo demasiadas cosas en la cabeza o simplemente es que quizás necesito también expresar cosas de tintes más relajados, lúdicos si me apuráis, y que, de verdad, cuando las escribo, esbozo una sonrisilla sólo de pensar en los buenos ratos que me hace pasar. Hablando de buenos ratos, algunos que me conocéis, sabéis de mi insistencia, rayana en la pesadez, de que a esta vida uno viene a ser feliz, a pasarlo lo mejor que puede, sin dañar a nadie, a trabajar y ganarse su medio de vida, a compartir, a estar acompañado y en buena compañía, a reír y sonreír. Que no vale la pena otras cosas. Alguna vez lo he expresado de palabra, y alguna vez me decidiré a escribir algo referido a eso. De momento ahí queda. Pequeñas conquistas de placer, de bienestar, como aprendices de Epicuro, buscando esas victorias personales que nos reafirman y nos afirman. Que nos aposentan y que nos empujan a seguir adelante.
No os aburro más. Para acabar como empecé, y pensando en si cobro algo a Antena 3 por tanta publicidad, os recomiendo un visionado con la mente relajada y abierta de la serie el jueves.
Pd: Marcos y Víctor, si es que no rige, no ves que no rige!!!!

03 de febrer, 2006

Nos vamos de TAPAS.



Este pasado domingo, en la entrega anual de los premiso de la Academia de Cine (los GOYA), una película volvió a triunfar, como lo ha venido haciendo desde su estreno. El debut de José Corbacho en la dirección, con la película TAPAS se ha convertido en el acontecimiento cinematográfico del año en España, descubriendo a un gran director y la posibilidad de realizar películas de esas que se decía “que cuentan historias”.
TAPAS es una película hecha por hospitalenses y que pasa en L’Hospitalet. TAPAS es una película de barrio, de trabajadores, de historias, de personas y de personajes: una película de la vida. en su discurso de agradecimiento por el GOYA a la mejor dirección novel, Corbacho tuvo palabras de recuerdo para su ciudad natal, de la que nunca ha renunciado y a la que siempre ha estado y está vinculado. Corbacho ha sabido reflejar los latidos de una ciudad, desde que se sube la persiana del bar para atender a los primeros y madrugadores clientes, hasta que la ciudad se duerme y deja paso a las historias personales.
TAPAS es una gran película, recomendable como la que más, y que no hay que dejar de verla sin ese punto de complicidad con sus personajes, y de sintonía con la ciudad en la que transcurre todo.
Yo, que también he nacido, me he criado, he crecido en L’Hospitalet, me siento cada día más orgulloso, tanto de mis orígenes como de los conciudadanos que, como Corbacho, saben con su arte, expresar nuestros sentimientos. L’Hospitalet ha sido siempre una ciudad tratada injustamente, con demasiados prejuicios contra ella. Ha sido una ciudad que se construyó con el auge desarrollista y especulador del franquismo, con edificios de 15 plantas antes que con servicios; una ciudad hecha a sí misma y con el esfuerzo de tantos y tantos (y tantas) ciudadanos anónimos que, con sus reivindicaciones, su trabajo y su dedicación han acompañado la acción pública en la democracia para hacer crecer L’Hospitalet.
L’Hospitalet es también el fiel reflejo de la convivencia de gente llegada de muchos lugares, de personas que han anclado su futuro a la ciudad y que la sienten como su segundo lugar de origen.


L'Acollidora és el símbol de la nostra ciutat.







L’Hospitalet lucha con fuerza por salir del catálogo gris y alumbrar con colorido el nuevo siglo, con nuevas ideas, nuevos proyectos, con mejoras para sus ciudadanas y ciudadanos, con más oportunidades. Pero, lo más importante, es que en L’Hospitalet, cada día crece el orgullo de pertenecer a ella. Ahora el LH es más una realidad que nunca. Tapeamos?
Saludos.