03 de juliol, 2006

Estatut y futuro.

El pasado 18 de junio, el pueblo catalán, la ciudadanía, ejerció su derecho a refrendar el proyecto de Estatuto para Catalunya. El PSC siempre ha apostado por este Estatuto y ha realizado una amplia campaña en defensa del avance claro y contundente que éste suponía para Catalunya. Nuestro primer secretario ha sido siempre punta de lanza de todo el partido en un posicionamiento nítido en defensa del texto consensuado y definitivo.

Así mismo, el President Maragall, también presidente del PSC ha pasado a la historia como el President del Estatut. Ha puesto todo su empeño, su capacidad política y su visión en lograr que, tras más de 25 años y con una realidad más que diferente que la de entonces, Catalunya vuelva a renovar su pacto social. Un pacto social para 25 años más, un pacto social en el que nuevas generaciones se ven implicadas, reconocidas y reflejadas.

Catalunya, tras la aprobación del referéndum abre su futuro. Un futuro donde emergen nuevas necesidades y realidades a gestionar. Un futuro donde el Govern de la Generalitat tendrá la tarea de gestionar las políticas derivadas de la nueva realidad estatutaria, y que ha de llevar a Catalunya a su cota más alta de autogobierno, competencias, y servicios públicos.

Un Govern que ha de destacar por su alta capacidad de gestión, por su competencia, por su rigor, por su capacidad para solucionar problemas, y por su sensibilidad social. Un Govern donde el PSC ha de tener un papel principal.


Es momento de reflexionar y reconocer méritos de cada uno. Es momento también de mirar para adelante. Catalunya necesita una mirada franca, honesta, eficaz y que guíe con destreza en este momento crucial. Ahora no vale equivocarse.


La Historia de Catalunya tiene preparado un lugar destacado, y con letras mayúsculas, al President Maragall: el alcalde olímpico, el que puso a Barcelona en el mapa político mundial; el que inventó una nueva Barcelona y la llevó a cabo; el President que hizo posible el primer Govern de izquierdas en la Generalitat desde la República, el President que puso sobre sus espaldas la tarea histórica de reorientar un rumbo muy escorado que había dejado la herencia convergente; un rumbo perdido que Maragall ha sabido encauzar; una gestión al frente del Tripartit que ha permitido recuperar la ilusión por un Govern social, y que ha logrado la tramitación del tercer Estatut de Catalunya. Maragall es esto y mucho más. Reconocimiento, agradecimiento y respeto par su trayectoria.

También para su decisión de no volverse a presentar a la reelección, toda vez que, como ha dicho él mismo, ha colmado todos los objetivos que se había planteado. Y eso le honra, ya que no es fácil dejar la primera línea cuando estás en lo más alto. Su gesto honra su persona, su tarea, y la institución que representa.


Una institución que el próximo mes de octubre, tendrá nuevo inquilino. Y ahora sí que es más importante que nunca la elección. Porque no es lo mismo. No será lo mismo un Govern i un President de dretes que un d’esquerra: un President que tingui en el seu currículum l’haver pactat amb el PP durant anys a Catalunya per un grapat de pactes, que un President que hagi treballat per fer realitat el millor Estatut de la història del nostre país; per què no serà el mateix un President d’un partit nacionalista o independentista, que un de catalanista i federalista: la diferència és on posem les polítiques socials en les nostres prioritats i sota quines banderes es vol amagar la ineficàcia de 23 anys o els errors històrics, com ara no recolzar a l’últim moment l’Estatut. Per què no es el mateix un Govern amb hipoteques que un Govern amb un rumb, sòlid, fixe i de garanties. Per què no és el mateix un President que en el moment més important per Catalunya només es preocupi per la foto, com va fer Mas, o un President que estigui al seu lloc de feina i treballant per aconseguir arribar al moment més important dels últims 25 anys.


Per tot això, ara no ens podem equivocar. El Govern necessita un President i un equip que sàpiguen marcar el rumb del país amb el nou Estatut; que vagi per feina i apliqui les polítiques socials i d’avenç que necessita Catalunya; que treballi pels ciutadans i ciutadanes: pel seu benestar i pel seu progrés; on ens puguem sentir emmirallats i on hi hagi treball, rigurositat, serietat, i servei a Catalunya. Els catalans i catalanes, ara no ens podem equivocar en la nostra elecció.

I ja que no ens vam equivocar amb Maragall; que vam apostar per un Govern catalanista i de progrés amb el PSC i Maragall al capdavant que portés a Catalunya a l’Estatut, ara tampoc podem deixar escapar l’oportunitat històrica de posar un altres socialista a la presidència. Un socialista que amb la seva feina, el seu rigor i la seva empenta i servei a Catalunya, faci d’aquest país allò que molts somiem.