02 de març, 2006

Cuando el pasado vuelve con momentos alegres

Dedicado a José Y Gabi.
Cuando acabé Derecho empecé a plantearme un poco mis próximos pasos académicos. El primero que di, fue el apuntarme junto con mi gran amigo Marcos, a un nuevo programa de Posgrado que la UB tenía, y tiene, en Ciencia Política. Una gran oportunidad, a priori para conocer las temáticas relacionadas con esa especialidad académica, y por otro, y como se vio después, una gran ocasión para conocer gente maravillosa, muchos de ellos, estudiantes provinientes de otros países. Recuerdo aquellas fechas, hace ya 5 años, como unas de las mejores: trabajaba por las mañanas, estudiaba por las tardes, y tenía la ocasión de conocer nuevas experiencias y nuevos puntos de vista, sociales, políticos y académicos. Una de las personas que me marcó entonces fue José. Él y su mujer Gabi, personas de gran prestigio académico en su México de origen, habían dejado casi todo para venirse con "la visa" de estudiante omo dicen ellos, a Catalunya, a estudiar.Él, el mismo posgrado que yo, y diversas otras cosas más; ella, a elaborar un doctorado. A José lo conocí antes que en el aula, en la inauguración de la Biblioteca metropolitana de LH, Tecla Sala. Allí estaba él, como siempre gran consumidor de cultura, y así luego lo reconocí y le hice mención en el primer día de clase. Fue entonces cuando conocí que habían venido a recaer en L'Hospitalet, en un piso alquilado en la calle San Juan, muy cerca de la que era mi casa entonces. Fue el inicio de una gran amistad que aun hoy perdura: tuve el gusto de conocerlos, de compartir, de cenar comida mexicana cocinada por José y gabi (maravillosa la Tinga), viajamos, y conocimos juntos partes de Catalunya, y creamos un gran grupo de amigos. Tuve el placer de presentarlos a mis padres, con los que siempre han tenido una relación excelente. Tengo que reconocer que siempre estaré en deuda con ellos: por que siempre me han dado buenos consejos, porque siempre han confiado en mis capacidades y siempre me han animado a dar más de mí: tengo a veces la sensación que le he podidio defraudar un poco. Recuerdo, como os decía aquellos meses, de forma muy especial, y tengo en mi mente muchos nombres, que ahora tampoco es momento de listar, pero que son protagonistas de multitud de reuniones, salidas, viajes, y, como dicen por ahí, de "pláticas". Recuerdo todo esto porque el martes recibí una llamada en mi móvil; al otro lado una voz siempre reconocible me saludaba como antaño: "corsario, cómo te va; aquí un pirata al habla". El saludo que siempre hacíamos. En ese momento supe que habían vuelto. Quedaba una cosa pendiente. Cierto, Gabi (grandísima persona), acababa de leer su tesis doctoral en la UAB, y querían estar conmigo antes de marchar de vuelta. Ayer miércoles estuvimos comiendo, otra vez en LH, otra vez recordando grandes momentos. Otra vez vienen a mi mente recuerdos de un pasado cercano que siempre llevaré conmigo. Otra vez el recuerdo de mi deuda pendiente de visitarlos en México DF, y otra vez me han vuelto a pedir que les escriba algo para publicarlo por allí (creo que me sobrevaloran...). En fín, quiero darles este pequeño homenaje, recordarles y decirles que tengo en ellos a unos grandes referentes y que, en estos momentos, en los que la vida comienza a dar pequeños aunque perceptibles cambios, es cuando momentos como los que ellos me proporcionan, me reconfortan y me llevan por caminos totalmente agradables.
Un saludo para ambos, y para toda aquellas gente con la que me gusta pararme a disfrutar de los pequeños momentos.
Pd: Gabi ha sacado un sobresaliente "Cum Laude" en la lectura de su tesis. Felicidades.