10 de gener, 2006

Mariano I El Indigno

Ya tenemos sucesor en la corte de la dereha absolutista y reaccionaria. Después de José Maria I El Patético, hemos visto como su dedocrático sucesor se ha ganado a pulso el epíteto de Indigno. Sus declaraciones en el caso del general arrestado por arengar contra el Estatut e invocar el ejército contra la democracia, han definido de manera irrevocable su personalidad política, su estrategia y su futuro. Todas ellas con el calificativo de Indignas.
Este supuesto jefe de la oposición no se puede esconder ya tras los discursos que le preparan, ni tras las soflamas de otros miembros supuestamente más recalcitrantes que él. Rajoy ya se ha quedado sólo en su ignominia y ha degradado el "cargo" de jefe de la oposición hasta lo más oscuro de la manipulación interesada de la política. Porque no todo vale para acceder al poder y porque merecemos los ciudadanos algo más de esta estirpe de políticos. No lo digo como militante de izquierdas, socialista que soy, ni como catalán que soy, si no como ciudadano demócrata de un país, España, que no merece que sus políticos jueguen con fuego con cuestiones tan serias.
Por cierto, muy recomendable el artículo de Joan Barril, en El Periódico, que os adjunto, para su lectura obligada.
Saludos.