15 de gener, 2006

Gracias Presidente

Este febrero hace 11 años que comparto mi actividad política, mis ilusiones, proyectos, mis anhelos, mis ideas, mis momentos malos y los buenos, dentro de la JSC y del PSC, al lado de una gran persona. Hace algo más, cerca de 12 que lo conozco, cuando estábamos ambos, a punto de empezar nuestras respectivas carreras. Parece que fue ayer cuando nos fuimos a Mallorca, cuando un 131 familiar era el coche de todo el grupo, cuando empezábamos a viajar por toda Catalunya de Escola en Escola (mis cálculos me dan aproximadamente entre 40 y 50), cuando, en definitiva se forjaba una gran amistad.
La vida personal se ha desarrollado, inevitablemente, paralela a la política. Hemos crecido, viendo el uno al otro cómo poco a poco íbamos asumiendo tareas de responsabilidad y haciendo toda suerte de actividades juntos. La primera Escuela en JSCLH, los cursos de formación en la asociación, las reuniones para preparar estrategias, los Congresos nacionales, las ejecutivas de federación, los días y noches de campaña electoral: el puerta a puerta, los Sant Jordi, las casetas, y un sinfín de cosas.
Creo que, en este tiempo he aprendido a apreciar al político, al estratega, a la persona que ha sido secretario de política estudiantil en LH, secretario de organización de LH, secretario de organización nacional, Presidente del Consell Nacional; he apreciado y he valorado mucho al compañero político y al dirigente; pero sobretodo he apreciado a la persona, al trabajador incansable, al que te escucha, al que te aconseja, al que te ayuda, al que comparte y ríe contigo: he apreciado sobretodo al amigo.
Manolo Brinquis, ha sido estos últimos dos años el Presidente del Consell Nacional de JSC, en un mandato en el que yo he ejercido la tarea de Secretario de Organización. Una etapa que, desde el sábado 14 de enero, y bajo su presidencia, el Consell Nacional ya puso fecha de punto y final. El próximo 1 de abril, el Congreso Nacional volverá a marcar los siguientes pasos. Una etapa que, no os escondo, no ha estado exenta de momentos difíciles, de dificultades, pero de la que yo me quedo con el trabajo realizado y el compromiso al que todos hemos llegado de unirnos en el consenso.
Estos meses Brinquis, como ha hecho siempre, me ha acompañado en esta aventura. Hace unas semanas os hablaba de Marcos; Brinquis es otro de los pilares sin el que es imposible juzgar mi personalidad política: por su influencia, por su ayuda, por sus consejos.
Desde estas líneas, y ahora que, la etapa “joven” empieza a dejar paso a más presencia en otras instancias, quiero agradecerle todo el trabajo político y personal que ha desarrollado en la JSC desde que entró. Agradecerle también todo el tiempo que hemos compartido en este proyecto ilusionante. Pero, sobretodo, dejar constancia de mi compromiso personal de tener en él a uno de mis mejores amigos, con el que, al margen de seguir haciendo política juntos, deseo que la vida también nos depare una amistad como la que hemos cultivado.
Así que, en honor a tu cargo actual: gracias Presidente. Y gracias, amigo.